Cuando el cambio genera cambio

 

Muchas veces la rutina, la velocidad con la que ocurren los cambios hoy en día y la necesidad de economizar tiempo y energía, lleva a las organizaciones a mecanizar y homogeneizar respuestas y alternativas de resolución de problemas, las que, aún cuando a veces parecen novedosas y efectivas, habitualmente no lo son.

Hay equipos de trabajo que invierten mucho tiempo y energía en buscar soluciones a problemas que no han tenido respuesta y que se vienen arrastrando desde hace tiempo con un alto costo para ellos y su empresa. Las personas generan muchas alternativas de solución, pero todas tienden a ser más de lo mismo, lo que agrava más la situación, cayendo en un círculo vicioso del cual es cada vez más difícil salir.

Al no encontrar solución al problema, los equipos se frustran, desmotivan, aumentan los conflictos interpersonales, baja la productividad y el rendimiento, aparecen las “quejas subterráneas”, los fantasmas, el desgano, disminuye el sentido de colaboración y cooperación, dando origen a una pérdida del sentido de pertenencia y cohesión.

¿Cómo modificar estos círculos que van desgastando a los equipos y dejándolos en un lugar de desesperanza? ¿Cómo generar alternativas de solución que logren un cambio, transformando la situación en un círculo virtuoso? Más difícil aún, ¿cómo re encantar y lograr movilizar a las personas hacia ese nuevo norte?

Para lograr estos objetivos NORTE3 ha desarrollado programas e intervenciones que indican la dirección requerida para que el cambio genere cambio.