Emociones, un motor en la organización

 

Las emociones están presentes desde el nacimiento de toda empresa como parte de un sueño o una visión. Sin embargo, por mucho tiempo estas fueron pasadas casi por alto. Fue recién a mediados de los noventa que las organizaciones volvieron la mirada a las emociones.
Las emociones cumplen varias funciones dentro de toda organización, fundamentales para el logro de los objetivos, ya que ayudan a sus integrantes a expresar cómo se sienten con respecto a un nuevo desafío, un problema, una tarea. Ayudan a entender a los otros y poder empatizar. Son fuente de coordinación y del trabajo colaborativo.

Un aspecto fundamental de las emociones es que son motor, y como todo motor, generan movimiento. Cada emoción empuja a las personas a realizar una acción. Incluso aquellas emociones a veces sancionadas, rechazadas y/o escondidas pueden ser grandes aportes en el logro de objetivos, superación de la frustración y del estancamiento, reducción y gestión de riesgos psicosociales, prevención de accidentes, entre otros.

¿Cómo incorporar las emociones como motores de cambio, de logro, identidad, prevención de accidentes, gestión de riesgos, fuentes de salud y calidad de vida laboral, compromiso y productividad? Esa es una de las tareas que NORTE3 ha estado desarrollando a través de una serie de productos implementados con diversas metodologías de intervención que se  ajustan a las características particulares de cada organización, sus integrantes y su potencial emocional.

Equipo de Consultoría y Capacitación